Atentos. Mirad...

Algo importante está pasando siempre a nuestro alrededor. También dentro de nosotros. Que no nos pase desapercibido todo lo maravilloso que hay por vivir en cada día, en cada persona..., en cada mirada. Mirar más que ver. María también nos enseña un modo especial de mirar. Mirar desde dentro. Cuando visitó a su prima Isabel, notó lo inmensamente afortunada que era porque..., si miraba hacia dentro, tenía lo más valioso. Tenía a Dios. Y..., si lo que vemos dentro de nosotros es bueno..., nuestra mirada será luz. Dejad que los demás vean esa luz que hay en vuestros ojos y que, en un momento en el que las mascarillas tapan muchas sonrisas, sean vuestros ojos los que reflejan ilusión, los que transmiten un gesto amable, una la sonrisa feliz, un agradecimiento sincero.

Un reto
Decir con la mirada. Contadnos con los ojos todo lo bueno de lo que sois capaces. Solo con cómo miras puedes transformar la realidad. De cada uno depende que miremos alrededor, hacia dentro, hacia las personas que tenemos al lado..., con todo el cariño y con toda la sonrisa que nuestros ojos sean capaces de reflejar. 

Categoría: